jueves, 19 de marzo de 2015

Autoayuda o Huir del dolor (Diario de una agonia 105)

Los libros de autoayuda y los que se denominan guías espirituales recomiendan no quedarse en el pasado, pasar la página, no anclarse en el papel de víctima…. Hay que salir del hoyo.


He hecho sus ejercicios, evado el dolor… no visito mi blog , me repito a cada rato que no soy una víctima, que tengo que perdonar… pero, ¿Cómo evadir mi tragedia y la tantas madres cada vez que un venezolano es asesinado sin compasión?

Como superar el dolor cuando ves tirado en la calle a un niño de 14 años como Kluiver Roa en el Táchira con los sesos regados en el suelo, asesinado en manos de un policía de la PNB cuando venía de su liceo camino a su hogar?

Como ser indiferente ante cada estudiante que aparece con un tiro en la cabeza? O en el río Guaire metido en bolsas negras? O cuando se encuentran cuerpos desmembrados cual una feroz cacería animal? De qué manera se supera el dolor de cada día cuando se producen más de 50 asesinatos diarios?

Porque la tragedia no es solo la muerte violenta sino todos los que se quedan en la pena alrededor de esa muerte violenta, madres, padres, hermanos, amigos, esposas… es una suma interminable de tristezas. Son familias enteras a quienes se les cambia la vida brutalmente, en algunos casos, las víctimas eran el sustento de ese hogar.

Confieso que he hecho un esfuerzo supremo, que las costillas parecen ensancharse dentro de mi cuerpo, que siento como se polvorizan mis entrañas cuando veo la foto de una madre ahogada en el llanto frente al cuerpo inerte de su hijo muerto en la calle… como un perro… tirado allí, sin respirar, sin hablar… sin reír… con ese maldito olor a sangre que se queda incrustado en tu olfato para cerciorarte que te ultrajaron tu vientre… que te partieron la vida en un antes y un después y nada, NADA, jamás volverá a ser igual.

Qué libro de autoayuda te libera de la zozobra de tener un hijo preso injustamente, expuesto a los peligros de estar allí bajo la vigilancia de perros cancerberos, seres sin escrúpulos envenenados de odio y resentimiento, convertidos en verdugos sin alma…. ¿Cómo?

Qué Psiquiatra, terapeuta, sicólogo puede con tanta pena?

De que me vale huir de aquí, si la vida se me va en la incertidumbre de pensar si vale la pena vivir a medias sin ilusiones y sin esperar que la puerta se abra y los vea llegar?...

domingo, 11 de mayo de 2014

QUE BAJE EL TELÓN (DIARIO DE UNA AGONIA 104)



Como un alma en pena recorro con la memoria los rincones de mis recuerdos. Hoy he sentido su presencia por toda la casa, quizás él puede sentir como me siento y también se que él siente el dolor de otras madres que como yo, estamos desangradas.. viviendo la media vida.

Hoy me escribió temprano en la mañana Karim Valecillos, la escritora de la obra de teatro  “Jazmines en el Lídice” una emotiva obra que presentó TUMBARRANCHO que cuenta mi historia y la de miles de madres que hemos sido victimas de la violencia, ella se acordó de mi y de MI TANER, me escribió para solidarizarse conmigo y con todas las madres que como yo sentimos que continuar nuestras vidas más que una lucha,  es un esfuerzo sobrehumano que nos exige demasiada energía. Es como una obra teatral con escenas mal montadas y espectadores que a veces nos exigen más de lo que nuestras almas pueden dar, muchas de nosotras solo esperamos que baje el telón y se apaguen las luces... 

 Ese mensaje de Karim es un mensaje que me dice: Su nombre está en el recuerdo de mucha gente…

 Hoy es un día para hurgar en las heridas de la ausencia eterna que nos confirma una y otra vez que pertenecemos a un renglón sin nombre, sin clasificación… “cuando una mujer pierde a su madre se le llama huérfana, si pierde al marido se le dice viuda, pero ¿cómo se le dice a una mujer que ha perdido a su hijo?”

Como se califica a todas esas madres que hoy, permanecen frente a las cárceles impotentes con la angustia de saber el peligro que corren sus hijos sin saber  la pena a la que se enfrentan injustamente, invadidas por la rabia de pensar que pueden hacerles más daño aún sin  siquiera la oportunidad de ofrendar sus vidas por la de ellos?. Como llamar a las madres que hoy permanecen en las puertas de un hospital rogando por la salud y la vida de sus hijos enfermos, o heridos? Y de que manera llamar a esas madres que hoy recorren el horror de los cementerios… sin otra esperanza que la fe de que quizás al final de nuestras vidas podamos juntarnos con nuestros hijos…

24 horas tiene el día, apenas es la mitad, espero que pase rápido… 

domingo, 20 de abril de 2014

JR FOTOGRAFO FRANCES/Proyecto Esperanza Venezuela

http://www.insideoutproject.net/en/group-actions/venezuela-caracas

"In another notable group in Ciudad Juarez, Mexico 1180 portraits line the walls to show the underrepresented faces of a city known for crime. In Georgetown, Guyana 601 portraits show the eyes of Guyanese children who have witnessed acts of violence against their mothers, their sisters, or themselves. 389 portraits in Haiti mark a project called “Rising Souls.” In Caracas, Venezuela, 220 portraits show mothers who have lost a child because of violence."

QUE DIA ES HOY? (DIARIO DE UNA AGONIA 103)



Cada día abro los ojos y me despierto con la misma pregunta:  ¿Qué día es hoy?   

Miro al techo, veo a mi alrededor como si cada día despertara en un lugar diferente, pero es la misma habitación, las mismas paredes, caigo en cuenta de que es un día cualquiera del año 2014, me repito … 2014…  el corazón se me acelera y siento una resequedad en la garganta, me quedo quieta por unos instantes como aterrizando, uniendo en mi mente las escenas del día anterior para reconstruir el recuerdo y ubicarme, caigo en cuenta que esa angustia que siento al desperar es la misma con la que me acosté, dormirme solo fué una tregua, un taima, incluso aunque no venga acá a contarlo... 

Tantas cosas para contar, y el terror de venir acá no cesa, mi desahogo tambien es mi agonía...  

Pienso en los muchachos y los ciudadanos que están en la calle ahora y que han estado más de dos meses día y noche, los que no han podido dormir atascados en sus hogares en permanente amenaza, los que se encuentran en vigilia esperando que sus seres queridos vuelvan vivos a casa, los que no han dormido porque se encuentran en unas celdas inhumanas, humillados, vejados, adoloridos física y espiritualmente… aterrados frente a otros que quizás tampoco puedan dormir por el deleite que les produce el dolor del otro, esos que disfrutan de la adrenalina al someter al que está en desventaja…

Pienso en Massiel Pacheco, la buhonera que esta presa acusada por éste régimen de "terrorista" pienso en su pequeño hijo esperandola cada dia para que le dé de mamar y en su humilde familia enfrentada a la incertidumbre, preguntandose a cada rato ¿que es ser terrorista?

Pienso en los que luchan por su vida en una cama de hospital a causa de las heridas o los golpes que han recibido en esta lucha tan desigual, los que quedaran con cicatrices de por vida, huellas en el cuerpo y en el alma que no se borraran ni siquiera con el fruto de la libertad por la que tanto han luchado. Al mismo tiempo pienso en aquellos que no reciben medicamentos ni atención médica porque el país colapsó.
En fin… me cuesta dormir y también me cuesta despertar.

Es la protesta callejera un método eficaz? Vale la pena? Acaso no sería mejor rendirnos?

También pienso, en los que han muerto en busca de lo que creían, jóvenes henchidos de sueños y esperanzas, hartos de éste canibalismo moral macabro que nos somete, jovenes cansados de ésta cloaca gigante en la que han convertido al país....
Pienso y pienso en esas madres que como yo, ya no concilian el sueño, ya no buscamos dormir para descansar, sino para escapar y a veces para buscar en nuestros sueños a nuestros hijos vivos… si, porque en los sueños están vivos, a veces hasta podemos abrazarlos y besarlos fugazmente…

Amanece, abro los ojos y pienso: sigo viva… 

Por las noches después de deambular, encender la televisión, hurgar en la computadora, tomarme un Alprazolane de 1mg y a veces hasta dos, logro quedarme dormida, llena de la misma incertidumbre que me invade que no logro descifrar. Es incierto el mañana, incluso cada día que no se qué día es,  para mí también es la eterna incertidumbre.

Hoy es domingo de resurrección… resurrección? Tengo demasiada rabia y frustración por dentro para pensar en eso… 

veré a mi hijo en el más allá?

domingo, 23 de marzo de 2014

LOS POLICIAS DEL TERROR...(Diario de una agonia 102)



Le enseñé a mis hijos cuando estaban muy pequeños que se aprendieran 2 cosas básicas ante cualquier emergencia: los números telefónicos y dirección de la casa, y a acudir a los uniformados de azul, los policías.
Recuerdo una vez que fui al parque de ferias con mis hijos y mi hermana, MI TANER tendría como 5 añitos y la niña 2, queríamos ver la feria ganadera e industrial, era marzo igual que ahora. Había mucha gente, eran como las 4 de la tarde. 

En la ruta desde la entrada al parque hasta los galpones de exposición, los espacios para caminar eran reducidos por la cantidad de carros que estaban aparcados.
Cuando atravesamos un camino entre una fila de vehículos tomé a la niña en mis brazos y a mi hijo lo tomé de la mano y lo puse detrás de mi entre mi hermana y yo, al llegar del otro lado ya no lo vi… se nos había perdido, la angustia nos invadió, comenzamos como locas a caminar alrededor del sitio, fuimos al puesto de policía dispuesto en el mismo parque y notificamos sobre el extravío de mi hijo… yo esperaba que él recordara lo que siempre le había dicho: 

“si te pierdes busca a los señores vestidos de azul, los policías y le dices mi nombre y mi teléfono si?”

En la tarima anunciaron por micrófono que se había  extraviado un niño de 5 años, vestido con pantalones de blue jeans y camisa a cuadros verdes y rojo, cabello rubio, si alguien lo ve que lo lleve hasta el puesto policial.

Hubo un momento en que la angustia me tenia paralizada y El negro (mi hermana) me dijo: quédate aquí en éste sitio con la niña, no te muevas! yo lo busco. Estaba oscureciendo y ya habíamos pedido ayuda al jefe policial del estado que para ese entonces era nuestro amigo y estaban varios funcionarios en la búsqueda.
Después de más de una hora, mi hermana regresa con mi hijo… lo retiró en el puesto policial y me cuenta mi hermana que el agente que estaba a cargo no le quería entregar al niño porque no creía que fuera su tía, mi hermana era bastante morena y él era rubio. Riéndose mi hermana me contó que cuando el policía le preguntó a mi hijo que quien era ella, el niño le respondió. “ella es neguita pero es mi tía”…  todos rieron, y terminaron por entregarle al niño.

Cuando los vi llegar a donde yo esperaba con la niña tuve que contenerme porque tenía rabia y emoción de verlo! 

Ya calmada le pregunté cómo se había sentido mientras estaba perdido y me dijo:
 - “mami, un policía me montó en su moto y me dio vuelticas para buscarte y me decía, -si ves a tu mamá me dices para llamarla” -pero yo mami te vi muchas veces pero quería seguir dando colita en la moto del policía…”

Ésa policía me inspiraba confianza, ésa policía con todas las fallas hacía que me sintiera segura, en mi barrio queríamos ver una patrulla pasar por nuestras calles porque nos hacía sentir protegidos, de hecho si yo me extraviaba en alguna vía en cualquier ciudad mi impulso era buscar al policía que me orientara para sentirme segura…

Trabajé muchos años para la gobernación, nunca recuerdo haber hablado de política con los policías, nunca supe si mis compañeros de trabajo eran adecos o copeyanos, o masistas… para mí solo eran policías, algunos entraban a la escuela por recomendación de un amigo diputado, o concejal, de hecho yo recomendé el ingreso de unos jóvenes de mi barrio, pero igual les hacían sus pruebas, me consta porque mi hermana trabajaba en la oficina de ingreso y hasta el sol de hoy, no sé a qué partido político pertenecían. Solo sé que se convirtieron en policías.

Hoy la policía es mi terror, la policía es el enemigo que puede torturarte, golpearte y hasta matarte….  Ésta policía del socialismo del siglo XXI que se ha ido formando y que lleva 15 años alimentándose del odio y el resentimiento contra el pueblo que se atreve a pensar distinto es otra cosa. Son una amenaza pública.
Ésa misma policía que conformada en bandas delictivas que matraquean, contrabandean y controlan zonas aplastadas por la delincuencia, ésa,  asesinó a mi hijo para robarle el carro, ésa policía que ha matado a tanta gente en todas partes, es esa policía que durante éstos más de 40 días de protestas en todo el país, ha torturado cruelmente a jóvenes, hombres, mujeres y niños sin ninguna distinción. 

Perdimos el país? Se nos escapó de las manos? Pudo más la comodidad de dejarle a otros la responsabilidad natural que como ciudadanos tenemos todos de la defensa y la protección de la patria?

Pienso que si, que los que queremos un país mejor somos mayoría, pero actuamos como esas parejas de casados que después de tener la casa, el carro, los hijos y un trabajo, nos sentimos seguros, nos echamos en el sofá y nos descuidamos con la pareja… y cuando creemos que hay conflictos se lo dejamos al tiempo para que lo arregle, porque estamos seguros que no pasará “a mayores” y aunque siempre hay consejeros que advierten sobre las consecuencias de las malas actitudes… uno le va dejando a los otros la responsabilidad… hasta que hoy nos damos cuenta que no hay marcha atrás.

Estamos en permanente alerta, encerrados en nuestros hogares, condenados a vivir en “Libertad condicional”  rogando llegar vivos a la casa, escondiendo los teléfonos cuando andamos en la calle, sintiendo que ése carrito que hemos adquirido con tanto esfuerzo durante años de trabajo, puede ser la causa de nuestra muerte. No podemos lucir en público la sortija de oro que nos dejó la abuela, y mandar a nuestros hijos a las escuela o universidades se ha convertido en una hazaña, lo que hace poco más de 15 años era cotidiano se ha convertido en algo extraordinario… 

Recuerdo que en la pobreza de mi hogar, con las dificultades de mi madre por sacarnos adelante, me acuerdo  que hacíamos mercado en el Central Madeirense, que a mi mamá solo le gustaba la salchicha OSCAR MAYER, que la mayonesa tenía que ser Kraft, que el aceite era “Mazeite” y la harina de maíz era PAN, que me encantaba comer Queso Crema Philadelphia y un queso amarillo con separadores que no recuerdo la marca, pero que era divino.

Nosotros por ser pobres no hacíamos mercado en un “mercado para pobres” como se hace ahora en los MERCALES ó los PEDEVALES, al Central Madeirense de mi zona iban a hacer las compras todos, quizás nosotros con menos poder adquisitivo pero en las mismas condiciones higiénicas, en un mismo ambiente digno y con variedad para escoger lo que nos gustaba comer.

Mi madre murió hace un año y hasta lo último se negó a hacer esas largas y humillantes colas en los mercados improvisados de esas ferias de MERCAL, o detrás de un camión  del ejército para comprar productos regulados traídos de otros países, como esos pollos grasientos que traen de Brasil, o ese arroz picado que traen de Nicaragua,  bajo un sol inclemente y unos guardias que te marcan un número en los brazos despojándote de tu identidad para convertirte en un número, para que no se te ocurra “colearte” después de 5 o 6 horas de maltrato y de espera.

Se nos perdió el país…  y lo peor es que todavía hay algunos que no salen a buscarlo…




viernes, 28 de febrero de 2014

LOS QUE MUEREN POR LA VIDA.... I


Geraldine Moreno ya estaba en el suelo, perdió el equilibrio en su intento por huir de la manada de motorizados y guardias nacionales que iban en contra de los que estaban caceroleando frente a su casa, quedó en la acera muy cerca de la entrada de su casa, mucho más indefensa.

Ya en el suelo con su furia, se le acercaron 2 GNB y le dispararon en el rostro, una lluvia de perdigones a quema ropa, uno de esos disparos le perforó su ojito y le causó daños cerebrales que posteriormente le ocasionaron la muerte. Su contextura era menuda y frágil no pudo soportar la fuerza del odio sin razón que se anida en el cuerpo de estos “hombres y mujeres nuevos” hechas en socialismo.

Intento en mi mente imaginar el terror en su mirada mientras esos esbirros le apuntaban, el horror de sus últimos minutos antes de que accionaran contra ella, ese mismo terror que sintió mi amado hijo cuando mancillaron su hermoso cuerpo y le dispararon sin compasión, quitándome la vida dejándome viva. 

Esta lucha lleva años, cuando estamos debilitados se llevan a nuestros hijos que quedan inertes en estas calles.. cuando volvemos a salir con esperanzas a las calles nos los arrebatan con tanta saña que nos cuesta entender porque... mi hijo cuando iba a las marchas y yo le pedia que se cuidara me cantaba la canción de Alí primera: mama dejame luchar... tu me enseñaste  a no matar las mariposas.....

GÉNESIS CARMONA



Génesis Carmona era una bellísima joven, una MISS.  Esas mujeres hermosas que nos han hecho tan famosos en el mundo. La mujer venezolana es conocida por eso, por su belleza, siempre que tengo la oportunidad de viajar fuera y hablar de nosotras, digo que para todas las mujeres venezolanas es un compromiso verse bien. En los barrios más humildes nuestras mujeres, amas de casa, vendedoras, emprendedoras, obreras o empleadas invertimos en nuestra apariencia, somos coquetas…

Pero el trato que hemos recibido en los últimos años las mujeres de esta patria ha sido cruel y constante, pareciera que estos esbirros del gobierno han nacido de las piedras, han brotado de las entrañas de fieras salvajes, hay violencia crónica en contra de las mujeres de este país….

Se ejerce la violencia desde todos los ángulos: cuando nos obligan a recorreré supermercados para comprar comida de nuestros hijos por la escasez, cuando vemos morir a nuestros hijos, padres, amigos sin atención médica y sin medicamentos, cuando tenemos que hacer largas colas para comprar gas, cuando tenemos que entregar en oraciones y vivir la agonía mientras nuestros hijos salen a la escuela o a la universidad con la zozobra de pensar si volverán vivos a la casa,

Es violencia oír como nos agreden verbalmente en las instituciones, es violencia cuando muchas familias viven en refugios sin viviendas, es una permanente violencia cuando no nos alcanza el dinero para lo más básico…

PERO LA MAS CRUEL  DE TODAS LAS VIOLENCIAS, ES ENTERRAR A NUESTROS HIJOS, asesinados, atacados por fieras malignas que convierten nuestras vidas en la  más espantosas de las pesadillas…..

La hermosa, dulce y alegre Génesis, quedó atrapada en el odio irracional de bandas, unas uniformadas y otras de civil, que mantienen a la población en jaque, acorralada, sin derecho a pataleo, sin derecho a reclamos, sin derechos…. NI SIQUIERA A LA VIDA.

Con el inicio de las protestas estudiantiles que ocasionó justo el ataque a una estudiante de la universidad de Carabobo, exigiendo mas seguridad y que se ha prolongado por casi 3 semanas, hemos visto caer a mujeres valientes, valerosas, jóvenes como Geraldine y como Génesis Carmona quien murió de un tiro en la cabeza cuando participaba en una protesta en Carabobo… 


Era su primera protesta, quería aportar su grito de libertad a esta gesta heroica de los jovenes estudiantes... como a mi hijo, siento que al dispararle a la cabeza mancillaron su cuerpo, sus hermosas cabelleras, fueron tiros para elimiar al enemigo sin compasión ¿eliminan y masacran sus ideas? sus sueños?

Ha sido un golpe duro para muchas familias, para muchas madres… 

Me siento llena de indignación…. Tanto que siento que estoy partida en mil pedazos por dentro…

"Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos"
Alí Primera